Un “dual-boot” (arranque dual) es tener dos sistemas operativos en la misma computadora, ambos independientes uno del otro.

Las ventajas de tener dos sistemas operativos son muchas, especialmente si tenemos un Windows Vista que no rinde al 100% pero que no queremos borrar en caso de que “se necesite”.

Yo instalé un Linux Ubuntu en una partición de 4GB, no le puse memoria swap (memoria extra que se forma con espacio libre del disco duro) y todo funcionó a la perfección desde un principio, no instalé controladores y no necesite más que algunos “plugins” extra para utilizar todo tal como lo hacia en Windows.

Linux no es Windows, es importante tener la mente muy abierta antes de comenzar a utilizarlo pues varias cosas funcionan de manera distinta pero el rendimiento y las funciones son infinitamente superiores.

Estos son en resumen los requerimientos y pasos para instalar Linux JUNTO a Vista

  • Bajar el sistema de Linux (todos son gratis)
  • Quemar el archivo tipo *ISO de Linux en un disco o ponerlo en una tarjeta USB
  • Hacer un respaldo de TODOS nuestros archivos importantes en Vista
  • Particionar Windows Vista
  • Anotar el tamaño exacto de cada partición (la de recuperación [D], la de Windows [C], la de Linux  {Yo le puse “U” pero es al gusto} , en la instalación no se nos mostraran las letras, solo el tamaño así que es muy importante saber en MB cuanto mide cada una.
  • Reiniciar y poner el disco de Linux
  • Reiniciar
  • De ahora en adelante nos va a salir un menú para elegir con que sistema operativo queremos trabajar, Windows Vista o Ubuntu, el primero en la lista se seleccionará automaticamente (Linux) pero con las flechas del teclado podemos bajar y seleccionar Vista Longorn para utilizar ese otro sistema.

Ninguno de los dos debe mostrar problemas de rendimiento al estar en este tipo de instalación. Si se desea borrar Linux se debe desinstalar primero o de otra manera no habrá menú para arrancar Vista y se tendra que agregar manualmente.